Que no te engañen: alimentos mal etiquetados - Mariana Fuksbrauner
17095
post-template-default,single,single-post,postid-17095,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-theme-ver-2.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.3,vc_responsive

Que no te engañen: alimentos mal etiquetados

23 Feb Que no te engañen: alimentos mal etiquetados

Cada vez más nos estamos interesando por llevar una vida más saludable. Hacemos más deporte, intentamos evitar tomar medicinas y buscamos alimentos más sanos.

Este interés que va creciendo ha dado pie a que muchas marcas saquen sus alimentos con etiquetas tipo “ingredientes naturales”, “sin azucar”, “con estevia”, “0% grasas”. ¿Parece fantástico, cierto?

Pero lamentablemente una vez más la industria alimenticia y la publicidad sin piedad nos la ha vuelto a colar.

Vemos cientos de productos en los supermercádos con etiquetas donde pone enorme y en colores lo natural y saludable que es el alimento. Y eso nos atrae, por que obviamente si viene de la naturaleza, ¿cómo no va a ser saludable?

El tema es que sí, vale, tiene algún ingrediente natural, o no lleva azucar, o supuestamente no tiene grasas, pero ¿y todo lo demás que lleva? ¿Sabes qué es? ¿Entiendes las etiquetas?

Mi madre muy contenta por su compra me enseñó hace unos días un chocolate con estevia. Estaba super feliz porque el producto no tenía azúcar, y como le había hablado con anterioridad sobre los beneficios de la estevia, estaba más que contenta con el chocolate.

No pude evitar hacer algo que siempre hago antes de comprar o de comer cualquier cosa: mirar la etiqueta de los ingredientes. En el momento que leí lo que llevaba el chocolate que aparentemente era más “saludable”, miré a mamá y le dije “mami… es otro timo más”.

Te muestro la etiqueta para que lo veas:

 

 

¿Comprendes lo que pone? Casi que necesitamos ser químicos para entenderlo… Ah, un dato a tener en cuenta es que los ingredientes aparecen en orden de cantidad de mayor a menor. Esto quiere decir que los ingredientes que más lleva aparecerán al principio y los que menos hacia el final.

Te cuento lo que lleva el “maravilloso” chocolate “con estevia”:

Vemos que el primer ingrediente que aparece es el maltitol (E 965 I y E 965 II- marcado con etiqueta de Precaución en su uso), un alcohol de azúcar obtenido del almidón, mientras que el último es el glucósido de esteviol, la parte de la planta de estevia encargada del sabor dulce. No solo es el ingrediente que menos lleva, sino que casi es imperceptible: ¡solo un 0,007%!

Podemos encontrarnos cientos de ejemplos más. Si seguimos hablando de la estevia, hay marcas que lanzaron al mercado su endulzarte de estevia pero que, como en el caso del chocolate, el endulzante principal es un alcohol de azúcar y el porcentaje de estevia es mínimo.

Mira estas etiquetas:

 

 

 

 

El edulcorante principal es el eritritol (E 968) y solamente un 3.5% de endulzante de estevia.

 

 

 

 

En este producto tenemos el mismo edulcorante principal que el anterior (el eritritol – E 968) y nada más que un 1% de endulzante de la planta de estevia.

 

 

 

He querido evitar poner  los nombres de las marcas ya que son muchas las que engañan y lo importante es que te fijes en las etiquetas, sea la marca que sea.

El simple gesto de no mirar los ingredientes que contiene lo que consumimos, permite que los ignoremos y así con este desconocimiento es con el que se comete el engaño.

Y a ver, lo entiendo. Te pones a leer las etiquetas y no entiendes ni la mitad. Entre palabras rarísimas y números casi que mejor no querer saber de qué se trata. Pero ahí reside nuestro poder si queremos exigir alimentos más saludables y dejar de ser, de alguna manera, cómplices del engaño.

Ya que estamos, te dejo una web donde puedes ver un listado de los aditivos más utilizados para que los conozcas y sepas cuales pueden estar perjudicando tu salud y así poder evitarlos. Puedes verlo aquí.

Espero que todo esto que te he contado te ayude a tomar más consciencia sobre los alimentos que consumes y que comiences a mirar las etiquetas para comprender qué es lo que realmente estás comiendo.

 

Un abrazo,

 

Mariana

 

PD: Me gustaría saber qué te ha parecido y cómo te has sentido leyéndolo. Puedes dejar tus comentarios más abajo. ¡Recuerda compartirlo para que llegue a más personas!


¿Todavía no lo has leído? Únete y recibe

GUÍA PARA CONSTRUIR LA VIDA QUE QUIERES VIVIR


2 Comentarios
  • Graciela
    Publicado a las 00:25h, 24 febrero Responder

    Guauuu cuántas cosas consumimos que nos va desmejorando, y quizás hasta lo usamos con alguna verdura y eso nos deja tranquilas. gracias por la nota.

    • Mariana Fuksbrauner
      Publicado a las 18:31h, 28 febrero Responder

      Hola Graciela! Lo importante es prestar atención a lo que comemos y a lo que compramos para poder decidir lo más saludable. Un abrazo y gracias por tu comentario!

¡Comenta!